024Arturo Juárez García

El trabajo ha tenido un rol protagónico en el desarrollo de la humanidad. Engels (1) decía que no sólo ha proporcionado los medios de sobrevivencia al ser humano, si no que ha moldeado su mano y cerebro y por ello ha marcado también su evolución.  Es innegable que los procesos de trabajo han evolucionado de tal manera que vivimos, sin lugar a dudas, en una sociedad con grandes avances. No obstante lo anterior, las formas en que se han diseñado los sistemas de trabajo han soslayado la dimensión humana del mismo y  dada su mecanización y automatización  las consecuencias en el bienestar de la fuerza laboral han sido  inevitables.

Aunque a lo largo de la historia  existen  progresos relativos en lo referente al  reconocimiento y control de condiciones de trabajo  físicas y sus consecuencias en la salud biológica, los aspectos psicosociales y los efectos a nivel psicológico permanecen ignorados, soslayados y sub identificados.

Descarga Artículo

Web