029Arturo Juárez García

hellip;María es una enfermera que como muchas otras mujeres, procura una vida feliz y decente. Sin embargo, todos los días su corazón se hace pedazos al afrontar la desesperada solicitud de su hijo de 5 años quien con el llanto más tierno ruega que no se vaya a trabajar. Con aparente éxito, logra superar ese trago amargo para luego enfilarse a tránsitos vehiculares que, con suerte, permiten que llegue a su trabajo después de una hora y media. Las nuevas políticas del hospital donde labora exigen el más alto nivel de competitividad y la más alta calidad de servicio. Ante ello, sus superiores han establecido sistemas estrictos de control y vigilancia de su desempeño. Cada vez le piden más resultados, en menos tiempo y con menos recursos. Su carga de trabajo es tan agobiante que ha dejado de comer en ocasiones o recurre a la comida rápida. Además, las imposiciones de los supervisores y los favoritismos han provocado fricciones con ellos, competencia con sus compañeras y un clima complicado en la Institución. Desafortunadamente no encuentra opciones de crecimiento en su trabajo, pero se conforma con no perderlo al saber lo que ha sucedido con otras compañeras. Su trabajo es difícil, pues le exige tratar con pacientes moribundos y con familiares furibundos además de las nuevas responsabilidades administrativas. Los bonos de productividad ofrecidos por laborar horas extras nos son algo que pueda decidir, pues sus gastos le exigen contraer jornadas de trabajo semanales que alcanzan hasta las 60 horas. Esto ha impactado su vida social: no frecuenta a sus amigos, no recuerda la última vez que fue al cine, ni cuando se divirtió sin pensar en el trabajo. Su hijo enferma cada vez más y las cosas con su pareja no pintan bien, pues sus ausencias son reprochadas. María está harta, cansada y deprimida, desafortunadamente le ha sido diagnosticada hipertensión y tiene una úlcera estomacal. Ha buscado ayuda, pero las recomendaciones siempre son: hacer ejercicio, una dieta saludable y pensar positivamente. Después de fracaso tras fracaso para seguir tales recomendaciones sus sentimientos de culpa la han llevado a caer en los niveles más bajos de autoestima y desesperanza…

Web

Deja tu comentario